¿Qué son las creencias?

¡Ahola!, en el artículo de hoy estaré compartiendo contigo, valores y creencias

Debo decirte que los valores están conectados con nuestras creencias. Según el modelo de niveles neurológicos, las creencias y los valores ocupan el mismo nivel que el aprendizaje y el cambio.

Las creencias son fundamentalmente juicios y evaluaciones sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo que nos rodea.

“Cree que triunfarás. Créelo firmemente, y entonces harás lo necesario para que el éxito llegue a ti” Dale Carnegie

Por ejemplo, no estarías leyendo mis artículos si no creyeras que son interesantes, útiles o de alguna manera valiosos. Las creencias, modelan nuestras reacciones y comportamientos.

Por lo tanto, el cerebro reacciona y cambia cuando en la vida cobra importancia tu convicción y una certeza personal profunda. Es por eso, por lo que sientes que lo que estás haciendo es correcto y auténtico, te sientes cómodo cuando operas partiendo en las estructuras de tus creencias. Tus creencias y convicciones son parte de tus propios pensamientos.

Una creencia es una afirmación contundente acerca de algún aspecto de la realidad.

Las creencias pueden disminuir o aumentar tus posibilidades de desarrollo. A las primeras las llamamos creencias limitantes y a las segundas creencias potenciadoras.

Creencias potenciadoras son aquellas que te impulsan a lograr tus objetivos respetando tus valores y expandiendo tus posibilidades.

Las creencias limitantes son aquellas que tú crees sobre ti, sobre otros y sobre la vida que colocan limitaciones a tu potencial y en los resultados que obtienes.

Las creencias son literalmente puertas gigantes que abren el potencial, la capacidad y los talentos de las personas. Si quieres las llaves para estas puertas lo único que necesitas hacer es analizar, desafiar y cambiar las creencias que te limitan por creencias que te potencian, motivan y permiten lograr objetivos.

Ninguna otra fuerza rectora del comportamiento humano resulta tan poderosa como las creencias. La historia de la humanidad es, en esencia, la historia de las creencias. Las personas que han dejado huellas en la historia, llámese Jesucristo, Mahoma, Edison, Einstein, Copérnico, etc; son los que cambiaron nuestras creencias.

Otro ejemplo claro que conoces también es el denominado “efecto placebo”. A las personas que se le sugieren que las drogas que van a tomar le surtirán determinado efecto, muchas veces se les da una pastilla o medicamento similar que no tiene ninguna propiedad; y la creencia hace que la persona se sienta de mejor manera.

¿De dónde provienen las creencias?

¿Por qué ciertas personas tienen creencias que les impulsan al éxito y otras tiene creencias que contribuyen al fracaso?

Aquí, es dónde tu tienes la posibilidad de darte cuenta de lo que te puede estar trabando para lograr el éxito que buscas en tu vida, o si lo has logrado te darás cuenta porqué estás dónde quieres estar.

La primea fuente es del ambiente que nos rodea. Si quieres ser exitoso rodéate de personas exitosas, si te rodeas de personas que no han podido triunfar o que tiene creencias limitantes, seguramente tú también las tendrás.

El medio ambiente dónde vives es el origen más poderoso de las creencias, pero no es el único. ¡Gracias a que no es el único!, sino sería un mundo totalmente estático, donde los hijos de los que han logrado el éxito no concederían, sino únicamente la prosperidad, y los hijos de las personas que no han logrado el medio de vida que soñaban vivir, jamás saldrían de esa condición.

La manera de cambiar tus creencias, para que éstas se vuelvan potenciadoras puede ser rodearte de personas de éxito, si no tienes a alguien que haya conseguido el éxito según tus pareceres, entonces puedes cambiar tus creencias leyendo, mirando videos, yendo a seminarios, tomando cursos. Estas son maneras para que esas creencias que te limitan hoy, con el aprendizaje se vuelvan potenciadora para buscar la vida que realmente sueñas vivir. En particular tomo la frase de Richard Branson el multimillonario inglés, el éxito y el fracaso solo dura unos pocos minutos, “la vida es un aprendizaje y un crecimiento”.

Ahora ve a buscar la manera de volver esas creencias limitantes en potenciadoras, sólo así lograras lo que te propones.

¡Por ello!

Muchas gracias por leerme

Gabriel Trinidad

Coach y creador de motivadoparaelexito.com

Deja un comentario